El pescador y el empresario

Había una vez un empresario que estaba sentado junto a la playa en un pequeño pueblo brasileño. Mientras estaba sentado ve a un pescador remando en un barco pequeño con unos pocos peces grandes que había capturado.

El empresario quedó impresionado y le preguntó al pescador, ” ¿cuánto tiempo le toma para capturar esa cantidad de peces?”.
Respondió el pescador,” oh, sólo un corto tiempo.”

“Entonces ¿por qué no permanecer más tiempo en el mar y captura más?” El empresario estaba sorprendido.

“Esto es suficiente para alimentar a toda mi familia”, dijo el pescador.

El empresario le preguntó,” entonces, ¿qué va a hacer el resto del día?”

El pescador respondió: “Bueno, usualmente me despierto temprano en la mañana, salgo al mar y pesco unos cuantos peces, a continuación, vuelvo a jugar con mis hijos. Por la tarde, tomo una siesta con mi esposa, y por la noche voy con mis amigos del pueblo a tomar unas copas. Tocamos la guitarra, cantamos y bailamos toda la noche

El hombre de negocios le hizo una sugerencia al pescador.”Tengo un doctorado en administración de empresas y un master en MBA en la universidad de Yale. Yo podría ayudarle a convertirse en una persona más exitosa. A partir de ahora, debe pasar más tiempo en el mar y tratar de atrapar tantos peces como sea posible. Cuando haya guardado el dinero suficiente, usted podría comprar un barco más grande y la captura de peces sería mayor. Pronto será capaz de permitirse el lujo de comprar más barcos, creando su propia empresa, su propia planta de producción de alimentos en conserva y red de distribución. Para entonces, se ha salido de este pueblo y de Sao Paulo, donde se puede comprar un HQ para administrar sus otras ramas”

El pescador continúa, “¿y después de eso?”

El empresario se ríe de buena gana, “después de eso, puede vivir como un rey en su propia casa, y cuando sea el momento adecuado, puede presentar sus acciones en la bolsa de valores, y usted será rico.”

El pescador le pregunta,”¿y después de eso?”.

El empresario dice, “¡después de eso, usted puede finalmente retirarse, puede mudarse a una casa en el pueblo de pescadores, se despierta temprano en la mañana, pesca unos pocos peces, a continuación, volver a casa para jugar con los niños, tomarse una siesta agradable por la tarde con su esposa, y cuando llega la noche, puedes unirte con tus amigos para tomar una copa, tocar la guitarra, cantar y bailar toda la noche!”

El pescador queda perplejo, “¿no es que lo que estoy haciendo ahora?”

¿A veces no no es necesario parar de la vorágine en la que la sociedad nos mete y nos inculca?¿A caso no es el tiempo lo más preciado que tenemos en esta vida?¿Te has identificado con algún personaje de este relato?Deseamos que te haya gustado el cuento y te haya hecho reflexionar sobre si estás siendo el empresario que quiere ganar tiempo para hacer lo que ama o el pescador que dedica su tiempo a lo que ama.

El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.
Pablo Neruda

 

Fuente: Creadess

Escribir comentario